Ropa interior femenina para seducir.

La ropa interior femenina sexy. Lencería erótica. Lencería caliente. Ropa interior de fantasía. Satén y negro. Regalar y que te regalen. Infinidad de términos nos vienen a la cabeza pero sabemos qué es y cuál es su origen.

Lencería viene de la antigua palabra francesa “lingere” y se define como ropa interior femenina y ropa de noche. En Francia “ropa interior” se aplica a ambos sexos. Mientras que en Estados Unidos y en U.K. se aplica a la ropa interior femenina, creada exclusivamente para ser erótica o agradable a la vista, con estilos de seda y encajes, y no se aplica la ropa interior de algodón.

La historia de la ropa interior femeninaropa interior sexy

El concepto de ropa interior femenina es relativamente reciente. El ensalzamiento de la ropa interior realmente no comenzó hasta la década de 1960. El concepto de la ropa interior femenina sexy se comenzó a desarrollar en la revolución sexual de la década de los 70. Curiosamente en la década de los 60 se vio también a las feministas quemando sus sostenes. Las feministas están convencidas de que la ropa interior femenina fue creada para imponer el control y el orden al sexo débil.

En la primera mitad del siglo XX la ropa interior femenina tenía tres objetivos: modestia, higiene y modificar la forma femenina a través del uso de corsés, fajas y sostenes. A menudo eran grandes, voluminosos y muy incómodos. No fue hasta la década de los 50 cuando la ropa interior pasó a ser cada vez más pequeña.

El corsé. Desde el siglo XVI al siglo XIX se usaron diferentes dispositivos para apretar la cintura de la mujer. La forma de reloj de arena se lograba mediante la compresión del cuerpo en el centro y, literalmente, la transferencia de la carne desde la cintura hasta los senos y las caderas.

La faja. Durante la década de los años 20, el corsé fue sucesivamente reemplazado por la faja, que era mucho más cómoda. La cintura seguía considerándose un elemento esencial. La faja fue diseñada para dar una línea más suave y atractiva a la forma de la mujer, la parte inferior estaba provista de unos soportes para enganchar las medias. En la década de los 60 la fajas había sustituido por la faja pantalón, para finalmente terminar siendo unas medias faja.

El sujetador. No se sabe muy bien ni cuándo ni quien inventó el sujetador. Mary Phelps Jacob lo patentó por primera vez en 1914 con la palabra francesa “Brassiere”. Estaba desprovisto de espalda y se sujetaba con unas cintas alrededor del cuerpo atado la parte delantera. Fue usado para ser usado con vestidos de noche, ocultando la parte superior del sostén por delante.

Bragas. Hasta la década de los años 40 el único propósito de esta prenda era mantener limpia las prendas exteriores. No eran sensuales o atractivas y estaban diseñadas para ser funcionales. Hasta la década de los 50 cubrían partes del muslo. Poco a poco se fueron haciendo más pequeñas y así fue como nació “el panty”. Sin embargo seguían siendo grandes anchos y poco atractivas además de blancas, poco a poco se fueron haciendo más coloridas y más pequeñas en la década de los 60 y se convirtieron en un icono de la sexualidad una vez que los fabricantes empezaron a utilizar materiales como el raso, encajes y sedas.

La lencería moderna

Hoy en día la ropa interior femenina ha cambiado mucho y los hombres les encanta la estimulación visual y a las mujeres a su vez les gusta el hecho de que pueden resaltar mejor sus atributos o esconder otras zonas que les preocupan, es decir con la actual lencería erótica tanto los hombres como las mujeres salimos beneficiados.

Podemos encontrar términos que nos pueden parecer extraños en un primer momento pero que vamos a explicar.

Baby Doll. Es un elemento muy erótico. Una bata corta que normalmente termina aproximadamente unos 10 cm por encima de la rodilla, aunque esta distancia puede variar. Suele ser transparente y está hecho de nylon Gasa o ser incluye pasamanería como pieles, volantes de encaje, lazos y cintas. La baby doll se hizo popular por la película de 1956 del mismo nombre. Debido a su corte favorecedor es posiblemente la ropa interior femenina más popular cuando hablamos de lencería erótica.

Body. Es una malla con cierre la entrepierna. Son muy ceñidos y ajustados. Puede ser increíblemente seductora es a la vez que prácticos.

Bra. Existen infinidad de estilos, diseños y fabricados en diferentes telas para elegir. A menos que estemos seguros de la talla es difícil comprar para otra persona.

Bustier. Muy ajustados, sin mangas, sin tirantes y que terminan en la cintura. Su propósito principal es resaltar el busto. Usualmente empujar hacia arriba los senos. El bustier es perfecto para la chica que busca ropa interior femenina sexy que a la vez desea aumentar la apariencia de tamaño de sus pechos. Lo podemos encontrar también en cuero negro para la lencería fetichista.

Donde comprar la ropa interior femenina sexy

Hoy en día no hay necesidad de sentir la vergüenza de que nos vean en un sex-shop para comprar este tipo de prendas ya que la mayoría de grandes almacenes tienen una gran variedad de ropa interior femenina. Las tiendas de lencería tienen departamentos enteros dedicados a la ropa interior femenina sexy. Para la gente más tímida o más cómoda, hay catálogos enteros de lencería e infinidad de sitios en Internet para elegir. Los sitios web donde comprar ropa interior femenina suelen enviar sus artículos de manera muy discreta. Así que ya no tenemos excusa para disfrutar de ella.